El próximo 4 de Marzo se celebra la 90ª Edición de los Oscar.

Como es habitual, las películas nominadas a mejores efectos visuales, forman parte de la categoría de la ciencia ficción, dejando de lado otras películas como Dunkerque que merecía toda la atención del jurado en cuanto a efectos se refiere.

Este año Hollywood nos ha traído grandes producciones que nos han dejado pegados a las butacas con historias cargadas de acción en croma y horas de post-producción.



A continuación películas nominadas a los mejores Efectos Especiales:



Blade Runner 2049

La secuela de la visionaria cinta que dirigió Ridley Scott en 1982 ha tenido una gran acogida en el público, por parte de los fans de la película original como de las nuevas generaciones. Prueba de ello ha sido la generosa recaudación a nivel mundial, algo más de 259.5 millones de dólares. 

Denis Villeneuve, director de La llegada, ha logrado plasmar la decadencia y el inquietante ambiente que creara Scott en una de sus obras de culto más veneradas. Sumamos una fotografía impecable y unos efectos especiales que a pesar de la evolución de tecnológica no han traicionado a la estética de la película original.

En 1982, Ridley Scott utilizó sobre todo maquetas para recrear la futura ciudad de Los Angeles, en este caso, el director canadiense ha respetado la estética de la predecesora combinado efectos visuales con las tradicionales maquetas y miniaturas.

 



Guardianes de la galaxia Vol. 2

James Gunn, repite como director de esta entretenidísima película del universo Marvel siguiendo con su peculiar sentido del humor combinado con las aventuras espaciales al puro estilo de la Guerra de las Galaxias.

A pesar de la pérdida del factor sorpresa, el guion sorprende con una temática más profunda y emocional, y con golpes de humor que superan con creces a la primera entrega y como no, unos efectos que sentaron precedente en la historia del cine.

Se mantiene el elenco de actores original, con la esperada reaparición de Groot, el simpático árbol humanoide, protagonista de los mejores gags. 

La empresa encargada de los efectos especiales, Framestore, ha trabajado muy duro para crear personajes, escenarios y la gran mayoría de efectos visuales. Sorprende entre otros la creación de Rocket capa por capa, desde el esqueleto hasta el pelaje. A pesar de la masiva cantidad de efectos visuales, escenarios creados por ordenador, explosiones y CGI a raudales, la cinta resulta amena y entretenida.

 

 

Kong: La isla calavera

Esta nueva adaptación del famoso gorila creado por Merian C. Cooper en 1933 trae consigo una espectacular puesta en escena ambientada en plena guerra de Vietnam, dónde un grupo de soldados es reclutado por unos exploradores para viajar a una isla en el pacífico desconocida hasta la fecha.

La crítica castigó duramente el filme por la falta de solidez del guion y la retahíla de diálogos vacíos, pero compensa con entretenimiento y acción a raudales.

La nominación al Oscar por mejores efectos especiales está claramente justificado por el realismo de un monstruo de dimensiones dantescas. Lástima que se haya empleado tanto mimo en la post-producción y no tanto el guion.

 

 

 

Star Wars: Los últimos Jedi

Dicen las malas lenguas que la “gran corporación” de cuyo nombre no queremos acordarnos, pretendía ganar seguidores de las nuevas generaciones sin decepcionar demasiado a los fans incondicionales de la saga original de Lucas.

Esta nueva entrega cargada de gags infantiles, poco ha gustado a los seguidores más veteranos, ya que esperaban una evolución más dramática al estilo de la mejor entrega: El Imperio Contraataca.

A pesar de la decepción de muchos fans, la recaudación ha sido un éxito, superando la cifra friolera de 1.222 millones de dólares en todo el mundo. Rian Johnson ha construido una historia entretenida y con personalidad propia plasmando su particular visión de la franquicia.

Para este episodio, la franquicia contó con Adrían Pueyo, madrileño especializado en Iluminación 3D y VFX por el Centro Universitario U-tad. Las explosiones, en concreto de alguna de las naves llevan su sello. Combina a la perfección imagen real y digital, dando como resultado un perfecto escenario que sumerge al espectador en el extraordinario mundo que creó Lucas en 1977.

 

 

La guerra del planeta de los simios

Matt Reeves repite en la dirección de esta nueva entrega de la saga “El Planeta de los Simios”. Su predecesora dejó el listón muy alto en cuanto a guion y entretenimiento se refiere, y esta nueva cinta no podía ser menos para cerrar la trilogía que arrancó en 2011 con el Origen del planeta de los simios. La crítica la ha calificado como la más oscura y profunda de la trilogía, ya que plasma la progresiva deshumanización de la especia humana a través de la violencia y el fanatismo ideológico.

Unos pulidísimos efectos visuales y la última tecnología de captura de movimiento se unen a una brillante interpretación del mimético Andy Serkis en el papel de Caesar.  Esta técnica basada en la captura facial permite reproducir puntos de expresión del rostro del actor, hasta el punto que no echamos de menos la trabajadas máscaras y maquillaje que utilizara Franklin Schaffner allá por el año 68 en la películas originales.