Cualquier fiesta puede convertirse en un evento muy especial con tan solo incluir efectos especiales divertidos. Una máquina de espuma, un cañón de confeti o una máquina de humo, ¿quién no ha disfrutado con ellos como un niño? Aunque para los niños nada mejor que una máquina de burbujas, su presencia no pasa inadvertida en ninguna fiesta. Pero ¿cómo funciona y qué podemos hacer con ella?

Funcionamiento de la máquina de burbujas

El mecanismo cuenta con cuatro componentes. Un tanque para el jabón, un motor, un ventilador y un disco de varillas que sirve para hacer las burbujas. Su manipulación consiste en unos sencillos pasos. Simplemente hay que colocar la máquina en una superficie plana, rellenar el depósito y conectarla a la corriente.

Algunas cuentan con mando a distancia, incluso las más económicas. Es el caso del modelo Mini Bubble de Máquinas FX. El precio es sorprendente, resulta asequible para cualquiera. En el lado contrario tenemos la Fog Bubble Machine, más sofisticada y completa. Combina dos máquinas en una y nos ofrece tanto burbujas como humo.

En Maquinas FX disponemos, igualmente del líquido de humo y de burbujas ecológico, algo a tener muy en cuenta. Nos beneficia a todos, especialmente a los niños, que seguramente sean los que no se separen de las burbujas.

¿Las opciones? Cualquier momento divertido. Fiestas de cumpleaños, Nochevieja, comuniones y bodas, eventos corporativos... todo pub o discoteca mejoraría con algún efecto de este estilo. Es algo que nunca falla, sencillo pero efectivo.

Ante una celebración, esta posibilidad no solo entretiene enormemente, aporta una bella estética y ahorra preocupaciones con su sencillo mecanismo. Es hora de divertirse.

maquinas de burbujas para fiestas